La derrota ante Brasil, lección y cura de humildad para el Mundial – Alerta Digital