El fiscal tiene toda la razón: Las infantas jamás delinquen ni en los cuentos de hadas ni en la realidad – Alerta Digital