El cautiverio del teniente coronel Tejero (IV): «¡Nadie me quita el despacho de teniente que me entregó el Caudillo!» – Alerta Digital