El miedo al sufrimiento puede ser tan invalidante como el propio dolor – Alerta Digital