Una catequesis multiculti que costó a los británicos 33 millones de euros – Alerta Digital