| 3020 lecturas

J. Edgar, una historia interesante

Tamaño del texto: + (mayor) / - (menor)

Al igual que ocurría la semana pasada, los estrenos para este fin de semana son bastante insustanciales. Por supuesto hay dos películas que si acaso pueden resultar entretenidas como “Acto de Valor” o una coproducción europea y americana llamada “Máxima Seguridad”, protagonizada por Guy Pearce. Ambas son de acción, productos destinados al entretenimiento rápido y ya está. Mi labor como crítico es informarles de lo que hay. Ustedes eligen.

Pero, de cara a este fin de semana, me gustaría escribir algo diferente. Y creo que estoy obligado también a informar de los lanzamientos que se producen en dvd. Hoy me voy a limitar sencillamente a señalar uno en concreto. El de la última película de Clint Eastwood, “J. EDGAR”, un biopic sobre el fundador del FBI. Aparte de todas las recomendaciones de series y películas que se vienen haciendo en AD, creo que esta puede ser también una opción muy interesante, sobretodo para aquellos que no se hayan atrevido a verla en el cine, debido a las habladurías expresadas por el espectador medio ignorante de la historia estadounidense. No se pretende defender al personaje ni mucho menos. Mi objetivo hoy, es por un lado, decir por qué esta película es buena, y por otro lado reproducir un pequeño escrito que hice cuando investigué quien era el personaje antes de ir a ver la película.

Pretendo que este artículo marque la diferencia de lo que se viene escribiendo hasta ahora, ya que además de crítica, habrá reflexión. Una mera reflexión personal que no tiene por qué ser compartida por nadie, y que sirva a modo de guía para aquellos lectores que quieran ver la película, o para aquellos que la hayan visto y que les interese. Será mejor empezar por la Historia, vamos a ver, lo más brevemente posible quien era el fundador del FBI.

1. EL PERSONAJE HISTÓRICO

Cuando se trata de escribir sobre una parte de nuestra Historia, los intelectuales y eruditos en la materia, pocas veces son objetivos. No hay más que ver lo que ocurre en España con su episodio más nefasto: la Guerra Civil. Solo tenemos que acercarnos a cualquier librería y buscar en la sección de Historia de España. Ahora mismo soy incapaz de contabilizar cuántos libros hay sobre la Guerra Civil, pero lo que sí que puedo asegurar, por experiencia propia, es que cada autor, te va a vender una idea diferente sobre el mismo. Pero no voy a entrar en una disquisición sobre esto último, simplemente quiero señalar la dificultad con la que me enfrento ahora mismo. Es la primera vez que voy a escribir sobre un personaje que ha pasado a la Historia, ya sea por méritos o por maldades inimaginables. Pido disculpas de antemano si lo que escribo en algún momento no se ajusta a la realidad de los hechos, porque no soy historiador; simplemente he investigado un poco acerca del que fuera director del FBI durante 48 años, y ahora quiero expresar mi opinión sobre él. Procuraré que sea lo más objetiva posible, y haré todo lo posible por no dejarme llevar por los prejuicios.

2. ¿QUIÉN ERA J. EDGAR?

Seguramente todos hemos oído hablar del FBI, pero solo unos pocos conozcan o sepan quien fue su “fundador”. Hay que hacer un pequeño matiz. Primero se llamó GID ( General Intelligence Division), después BOI ( Boureau of Investigation) hasta llamarse FBI. Poco se sabe sobre la vida personal de J. Edgar, salvo que se licenció en Derecho en la Universidad George Washington. Llegó a la dirección del FBI con 29 años, en el año 1924, nombrado por el Presidente Calvin Coolidge. Dirigiría el FBI durante 48 años, sobrevivió a 7 Presidentes (de los que sería incapaz decir cuál de ellos le tenía más miedo) y cambió el concepto de lo eran las fuerzas de seguridad. Quizás uno de los episodios más polémicos a los que se tuvo que enfrentar fue el del Caso Rosenberg, que contaré más adelante junto con el asunto de las escuchas, porque resulta que la Ley Federal de Comunicaciones, no permitía ningún tipo de escucha telefónica. Ahora, entramos en el terreno pantanoso de la trayectoria de J. Edgar. La que podría haber sido una brillante carrera, comienza a tornarse oscurantista. ¿Por qué encargó escuchas telefónicas? Ahora lo veremos. Si alguien ha pensado entrar en el FBI debe antes asegurarse de tener una formación académica bastante buena, porque todos los agentes de aquellos tiempos, igual que los de ahora, eran expertos contables, otros asesores legales y algunos científicos. Hay que mencionar que era un ferviente anticomunista y antisemita. ¿Es por estas cosas por las que realizó las escuchas ilegales? Bueno, vamos a pasar directamente al asunto que lastró su prometedora carrera.

3. LOS ARCHIVOS

Según dicen algunos historiadores, J.Edgar tenía una buena colección de informes acerca de mucha gente, desde actores hasta políticos (tanto senadores como Presidentes). Parece ser que uno de los investigados más conocidos fue el reverendo Martin Luther King, luchador por los derechos civiles de la gente de color. Antes mencioné el Caso Rosenberg. ¿En qué consistió? Pues, para más inri de J. Edgar, los Rosenberg eran un matrimonio judío del que se sospechaba espiaba para los comunistas rusos. Todo comienza en la Universidad de Berkely, centro neurálgico de las juventudes comunistas, en donde se filtraron secretos nucleares. El desenlace de esta historia se da en la silla eléctrica. ¿Es por esto por lo que dicen de J.Edgar que era un antisemita? En fin, no quiero crear polémica, cada uno que saque su propia conclusión. Como dije antes, investigó a todos los Presidentes desde Coolidge hasta Nixon. Pero, hubo uno al que le vino muy bien que J se pasase por montera la Ley Federal de Comunicaciones: Franklin Delano Roosevelt, ya que utilizó esto para espiar a miembros de su propio gabinete. Se puede decir que Roosevelt era el maestro de Nixon. Fuera de bromas, el episodio más entretenido fue con los Kennedy. Claro, J era Presbiteriano y Republicano, y los Kennedy, católicos y demócratas: el conflicto está servido. Pero no por ser de ideas opuestas, porque gracias a Dios, recientemente ya se comienza a romper en EEUU el mito de los Kennedy, quienes arruinaron la vida a Marylin Monroe, y además tenían contactos con la mafia. Pero no voy a ahondar más en esto, porque hay un artículo en LD escrito por Pedro Jiménez Barbadillo que lo cuenta mucho mejor que yo.

4. CONCLUSIÓN

En fin, con el ánimo de ser objetivo diré lo siguiente. Admiro a J. Edgar Hoover por lo que supuso para el FBI. Creó una nueva fuerza de seguridad, más moderna, mucho más avanzada que la policía tradicional y avances en materia criminalística como la identificación por huella dactilar. Por otro lado debo decir que fue un hombre que efectivamente se saltó la ley, la utilizó a su antojo, lo cual me da pena y me produce repugnancia, pues es la manera de arruinar una brillante gestión. Los hechos están expuestos, ahora sois vosotros los que debéis sacar conclusiones.

¿POR QUÉ NO GUSTÓ NI EN ESPAÑA NI EN ESTADOS UNIDOS?

Tras este breve resumen histórico sobre el personaje, ahora me gustaría pasar a la parte crítica y expresar, por qué esta película pasó desapercibida por la taquilla, tanto de España como de Estados Unidos. No se pretende generalizar ni mucho menos, porque seguramente que ha habido una gran parte del público que disfrutó con la película, pero el éxito de esta, ha sido mucho más discreto que, por ejemplo, el de otra obra del director, “Gran Torino”. Salvando las distancias, por que son producciones totalmente diferentes, pero sí que es cierto que en España, abunda el poco interés y la ignorancia absoluta acerca de la historia americana, y además la generalidad, suele repetir siempre los típicos mantras antiamericanos.

“Cuando la moralidad decae, y las buenas personas no hacen nada, el mal florece. Una sociedad reticente a aprender del pasado, está condenada. Nunca debemos bajar la guardia”

Si por algo nos caracterizamos ambos países en la actualidad, además de por despreciar al catolicismo y por pagar abortos con dinero público, es precisamente por esa reticencia a conocer nuestra Historia, a saber de donde venimos. Y también porque hemos bajado la guardia de una manera brutal. No queremos admitir que hay mucha gente, millones de personas dispuestas a aniquilarnos, a destruir nuestra forma de vida para implantarnos una nueva basada en la “Sumisión”. ¿Alguien ya imagina por donde voy? Efectivamente, me refiero al Islam. ¿Qué es lo que nos está diciendo Clint Eastwood? Que no debemos NUNCA bajar la guardia, y que, hasta las mejores personas pueden corromperse. ¿Hay que ver J EDGAR? Sin duda, es una película muy interesante que hará las delicias de aquellos a los que les guste el Buen cine, con guion, director y actores excelentes, y sobretodo hará las delicias de aquellos que no sean reticentes a conocer su Historia.

Noticias relacionadas:

2 comentarios para “J. Edgar, una historia interesante”

  1. Yo fui a verla esperando una historia interesante y ver los entresijos de la política norteamericana.La película se resume en una historieta no sé si real o imaginada de maricones.Este es el resumen el amorcito de dos maricones,nada más.Es una de las peores películas que he visto en mi vida.Ah por cierto en el cine eramos 5 y el de atrás dijo:que película más mala!

Deja un comentario

Comentarios recientes

  • Contrapunto: Gracias por la labor informativa y sobre todo educativa que hacéis
  • linea defensiva: Detras de Pablo Iglesias está La Sexta (de Roures) Y Detrás de La...
  • Peter: Feliz navidad a todos.
  • Objetivo: Feliz Navidad a todos los patriotas. Que el 2015 sea menos próspero para...
  • Lacudi: Y por supuesto el mio y el de mi familia.