Los ‘indignantes’ ocupan un edificio propiedad del Obispado de León para convertirlo en un antro de vagos y maleantes – Alerta Digital