| 1503 lecturas

Eurovegas, metáfora del fracaso moral y económico de una nación

Tamaño del texto: + (mayor) / - (menor)

Sheldon Adelson, magnate de Eurovegas.

Sheldon Adelson, magnate de Eurovegas.

J. Montalbán.- Volveremos a tropezar en la misma piedra? Cabe la posibilidad porque anda por ahí un magnate de EE.UU. ofreciendo duros a cuatro pesetas. Las páginas de los diarios empezaron a mostrarse halagüeñas, lisonjeando a un tal Sheldon Adelson que es dueño de una fortuna de 16.200 millones de euros. En la lista de los más afortunados, económicamente hablando, de EEUU ocupa el lugar tercero y en la de todo el mundo en el lugar 16, según Forbes, que es una revista cuyo lema es La Herramienta del Capitalista. La razón por la que introduzco el asunto recurriendo a esto es que la citada revista, que ve la luz cada quince días, publica también un suplemento que se titula Estilo de Vida. Y de eso se trata.

El tal Sheldon Adelson es un magnate, aunque en uno de sus más ruines significados, porque el término “magnate” surge de la raíz “magnas” para significar “gran persona” o “persona noble” y a mí no se me ocurre atribuirle tal característica a la vista de sus intenciones, de su actividad y de las proposiciones que ha hecho en nuestro país. Del mismo modo que aterrizaron otros acaudalados -quienes abrieron Tierra Mítica; quien presentó el Grand Scala que puso los dientes largos a los aragoneses de los Monegros y aún no han visto una piedra sobre otra; quienes instalaron la Isla Mágica en Sevilla escasos años antes de suspender pagos; quien incitó a cambiar leyes que permitieran las expropiaciones necesarias para levantar Port Aventura en Tarragona; o el complejo de la Warner en Madrid, etc-, el magnate de los casinos Sheldon Adelson ha propuesto que su empresa Las Vegas Sands abra un complejo gigante en Madrid o Barcelona.

Si el asunto fuera trigo limpio, el magnate habría llegado, habría buscado el lugar idóneo y se habría puesto manos a la obra. Pero no, nada de eso, como si se tratara de un filántropo ha puesto sobre las mesas oficiales los números y las condiciones. Ambos apartados están en consonancia porque para exigir tales condiciones -leoninas, ilegales e inmorales- primero ha inflado los números, de tal modo que imagino ya el babeo de los responsables institucionales españoles al escucharle: Eurovegas (que es el nombre del proyecto) es una inversión superior a 15.000 millones, que va a crear 164.000 empleos directos y 97.000 indirectos, dedicados a atender 6 megacasinos, varios campos de golf y 18.000 máquinas tragaperras, más los 12 hoteles (36.000 camas) y las 50.000 plazas de restaurantes bien diversos. ¿Quién no babea ante estas cifras? Y, claro, en pleno efluvio, el magnate omnipotente y todopoderoso debió largar sus condiciones, más propias de un bandolero que de un arriesgado empresario.

Clama al cielo que los responsables políticos no hayan respondido de modo inmediato al magnate rechazando las condiciones esgrimidas. No solo ha reclamado excepciones en la legalidad urbanística, que pueden conseguirse mediante modificaciones en las calificaciones urbanísticas, sino también en materia fiscal, laboral y medioambiental. Exenciones fiscales a la carta, contratos laborales irregulares, permiso de acceso a las instalaciones a menores y ludópatas declarados (a los que el Estado español viene protegiendo para favorecer su recuperación), conversión de las instalaciones y la actividad en una especie de paraíso fiscal, derogación de la ley del tabaco en las instalaciones y alrededores, y tantas otras condiciones reclamadas que deberían haber provocado una voz de alarma de los políticos y gobernantes receptores de las propuestas. Y no solo por la propia naturaleza de lo solicitado sino porque quien viene de ese modo está dispuesto a irse del mismo modo en cuanto su plan flojee, dejando empantanado el proyecto, convirtiendo el lugar en un vertedero de materiales de construcción y edificios abandonados.

En España hay experiencias suficientes como para haber aprendido la lección y no volver a tropezar. Dense una vuelta por la bellísima costa almeriense y piensen en la barbaridad del complejo hotelero de El Algarrobico, que iba a salvar la vida de aquellas gentes humildes de Carboneras. Vayan a Seseña y comprueben en qué ha quedado el poblado de más de 13.000 viviendas que prometió levantar El Pocero con el beneplácito de las autoridades municipales; si lo ven al atardecer sentirán incluso miedo ante tal inhospitabilidad. Recorran la costa del sur de España, donde empresarios ocasionales prometieron a alcaldes oportunistas convertir sus pueblos en manantiales de dinero y prosperidad. Miren desde los altos a través de los cuales se accede a la villa de Castro Urdiales y entristézcanse al ver cómo la bellísima villa marinera ha quedado convertida en un amasijo de casas desordenadas (aunque alineadas), muchas de ellas deshabitadas durante la mayor parte del año, mientras su casco histórico se deteriora porque lo que iba a ser “riqueza para todos los castreños” se ha convertido en deterioro y denuncias de corrupción. España está llena de ejemplos que nos deberían llevar a reaccionar ante el proyecto del magnate Adelson no con escepticismo sino acompañando nuestros juicios con todo tipo de prevenciones. Que las derechas de Madrid y Barcelona hayan respondido con cierta discreción no tiene que ver con ningún tipo de cautela a causa de la crisis imperante, sino con la disposición a aceptar el proyecto siempre que no se levanten estridencias pero, en todo caso, dispuestas a supeditar la legalidad y la moralidad a la consecución del éxito económico y financiero.

Lo que está detrás de todo esto es un estilo de vida, al modo que proclama y acepta el suplemento de la revista Forbes. El escritor Rafael Argullol ha publicado un artículo donde muy atinadamente dice: “La marca Barcelona y la marca Madrid, los territorios más potentes de la marca España, en lugar de afrontar el real desafío de fomentar el trabajo mediante la creatividad y el conocimiento, se deslizan por lo más cómodo, por lo que puede fomentar más fáciles expectativas y, con una ceguera propia de demagogos, por lo inmediatamente más rentable, sin contar para nada la experiencia reciente de nuevorriquismo y corrupción. La orgía de la construcción, por cierto, proporcionó centenares de miles de puestos de trabajo, luego destruidos de manera multiplicada”.

¿Volvemos a las andadas? ¿Volveremos a potenciar el enriquecimiento fácil y, sobre todo, rápido? ¿Volverán a ser los gobernantes como los aventureros que arriesgaban todo en busca de oro, despreocupándose de los ciudadanos? ¿Volverán los votantes a preferir a los atrevidos, antes que a los serios y previsores? ¿Volverá la insolidaridad y la necia (des)ideologización de los del “gato blanco o gato negro pero que cace ratones”? ¿Volverán a hacerse famosos los magnates sin magnanimidad ni nobleza, sin escrúpulos? Ciertamente, estos magnates acuden a aquellos lugares en los que saben que encontrarán cómplices tan desalmados como ellos. Cómplices sí, capaces de negar que un magnate de los casinos tiene más que ver con la perversidad que con la benignidad. “De acuerdo con estas voces, los casinos, como todo el mundo sabe, ya no están vinculados a la mafia, la droga y la prostitución, sino a dulces excursiones familiares en las que los niños aprenden a jugar bajo la cómplice mirada de sus progenitores”, proclama Rafael Argullol con amplias dosis de crítica y sarcasmo.

Noticias relacionadas:

4 comentarios para “Eurovegas, metáfora del fracaso moral y económico de una nación”

  1. wewelsburgNS1488

    menos Eurovegas y mas apoyar de una vez al pequeño y mediano empresario que son los que realmente dan empleo.

  2. Esque este personaje no es trigo limpio, si fuese limpio, no habria hecho la fortuna que tiene. y si,estas metido en las triadas de crimen organizado, y tiene investigaciones pendientes por soborno y otros temas. En Madrid Y cataluña lo saben, ya me encargué de enviarles todo lo se dice sobre este codicioso tipo. Pero por lo visto, con tal de que alguien empiece a trabajar de albañil, a los que babean les da lo mismo quien sea, que hace y como lo hace. Lo que más me indigna son las constantes salidas del tiesto de E. Aguirre y su sonrisa de oreja a oreja al hablar de este ricachón. Y lo más ridículo, la videoconferencia de Aguirre para saludar al magnate cuando representantes de Madrid fueron a EE.UU, amos! me parece una bajada de faldas fuera de lugar y patetica. Un felpudo es la Aguirre.

    Toda la razón en tu entrada, saludos

  3. Forma parte de la estrategia que desde instancias superiores o mejor sería decir supraestatales nos imponen; Los pueblos fueron destruidos hace tiempo y los estados fueron creados como paso a este momento. Vamos que la península ibérica queda destina a ser un casino un putiferio estival y festiaslero. Mejor será recuperar el campo.

    • España ya es el puticlub y tugurio playero enladrillado que la casta y los bobotantes han construido,¿Un macrocasino más?Hace tiempo que s etoco fondo.

Deja un comentario

Comentarios recientes

  • DOTADO: el PP no es peor que el PSOE , son las 2 caras de la misma moneda JUDIA , son...
  • Muriel: Lamentablemente, Ceuta y Melilla sí son tierras conquistadas (por el moro) con...
  • Bilbaino: Tenia que haberse evitado llegar a la II republica esa era lo principal....
  • Piter Rixard Coll: Ojo “mamón”, el PP solo ha hecho de gestor. Las ayudas...
  • No + Rebuznos: Si no hubiera sido por Hitler y Musolini, seguramente no se habría...