Mientras la ONU y otras organizaciones masónicas miran para otro lado, militantes del grupo islámico al Shabaab decapitan a un cristiano somalí de 17 años – Alerta Digital