| 5773 lecturas

Irán quiere borrar del mapa a Israel y a todos los judíos del mundo

Tamaño del texto: + (mayor) / - (menor)

Hassan

http://www.alertadigital.com/wp-content/uploads/2011/12/hassan.jpg

Rubén Kaplan.- Después de estar oculto como un roedor en un refugio desde 2008, por el miedo cerval a ser ajusticiado por los israelíes, Hassan Nasrallah, el líder del movimiento terrorista Hezbollah, financiado y armado por Irán, que integra el gobierno de Líbano, salió sorpresivamente de su escondrijo, aunque sólo por unos minutos, para expresar públicamente su deseo de ser mártir y decir desafiante que “debemos advertir a los judíos de apropiarse de Jerusalén oriental”.

Con motivo de llevarse a cabo la sangrienta ceremonia chiíta de duelo Ashura – donde en varios países islámicos realizan el “matam”(autoflagelación) utilizando cadenas filosas de cinco extremos denominadas “zanjeer” para azotar sus espaldas y torsos desnudos, también los de niños y bebés, cortándose además sus frentes con cuchillos y hojas de afeitar hasta sangrar profusamente- que conmemora el aniversario de la muerte de Hussein, nieto del profeta Mahoma, el responsable de la Segunda Guerra del Líbano, Hassan Nasrallah dirigiéndose a miles de integrantes del Hezbollah en un suburbio del sur de Beirut, refrendó el habitual culto de la muerte en nombre de la Jihad: “Es el sueño de cada uno de nosotros unirse a los maestros mártires de toda la resistencia”.

La admonición hecha por Nasrallah el títere de Irán a los “judíos” y no a los israelíes que habitan su ciudad milenaria, sobre apropiarse de Jerusalén oriental, no es casual, sino que está umbilicada a la judeofobia que predomina en el universo musulmán, como se advirtió en las pancartas y slogans de “la primavera árabe” y que hogaño se extiende ignominiosamente a Europa y muchos países del orbe.

El portal DEBKA publicó recientemente que, en medio de la controversia internacional y la duda israelí de atacar el programa nuclear de Irán o no, los gobernantes de la República Islámica de Irán ha actualizado su vasto declarado objetivo estratégico de borrar a Israel del mapa y lo extendieron por primera vez al más ambicioso -como pretendieron infructuosamente los nazis- de aniquilar a los judíos en todo el mundo, recurriendo a la exacerbación del atávico antisemitismo para conseguir su nuevo propósito.

Hace dos semanas, cuando el proyecto nuclear iraní había avanzado significativa y amenazadoramente, los Ayatolá en Teherán y Qom desataron una virulenta campaña de propaganda antisemita en sus sermones. Un nuevo libro y una película fueron puestos en circulación para una amplia distribución, tras la orden del Líder Supremo, el Ayatolá Alí Jamenei. Se basan en gran medida en la infame ficción de los Protocolos de los Sabios de Sión, para acusar a los judíos y a sus rabinos de conspiración para corromper y dominar el mundo. La burda obra, titulada “Cómo debe ser destruido Israel”, -que cita extensamente las opiniones del extinto Ayatolá Ruhollah Jomeini, fundador de la República Islámica de Irán tras la revolución islámica de 1979- fue galardonada el 1° de diciembre con el premio al mejor libro en la feria de Khorassan. Su editor, Hojjat-ol-Eslam Mohammad Ebrahim-Nia hace hincapié en que esta receta tiene la fuerza de una fatwa (edicto religioso) y es obligatoria para todo musulmán y añade que “a pesar de todo los esfuerzos para destruir a este pueblo criminal, aún sigue existiendo y bajo la forma del sionismo continúa con su asalto perverso contra el Islam”.

Los autores del pasquín, que consta de siete capítulos, identificados sólo como “estudiantes del seminario de la ciudad santa de Qom”, exhortan a destruir a Israel y a los judíos de todo el mundo. Ellos citan el Corán, así como al libelo de los Sabios de Sión, para criticar “la visión judía del mundo”, afirmando que la persecución de los judíos a través de los siglos – incluyendo el Holocausto nazi – “era el justo castigo por sus crímenes”. Siguiendo esos lineamentos, la película antisemita “El cazador del Shabat” que ya había sido proyectada en Irán durante algún tiempo, con escasa concurrencia de público, ahora por orden del Líder Supremo Alí Jamenei se exhibe en todas las universidades del país.

La admisión desembozada de la República Islámica de Irán de aspirar a la destrucción de Israel y el aniquilamiento de todos los judíos del mundo, es compartida con certeza en el primer caso por el Hamas y la Autoridad Nacional Palestina quienes en la Franja de Gaza y en Cisjordania, respectivamente, a través de los medios televisivos y escritos, sermones en las mezquitas y en la enseñanza escolar estimulan, además del consabido odio a Israel, la judeofobia.

Cabe interrogarse a la luz de lo descripto, sobre cuál será la interpretación de la izquierda israelí y el progresismo judío de la diáspora, que piensan candorosamente que la obtención de un Estado palestino pondrá fin a las disputas, que más que territoriales, son de índole religiosa. El Islam no hace concesiones ni distingue entre judíos seculares, agnósticos o creyentes. Todos son considerados infieles, clasificación que comparten los cristianos y todos los demás credos. Asimismo, ante la intención de Irán de querer borrar del mapa a Israel y a todos los judíos del mundo (para regocijo de todos los antisemitas) quedan descolocados los Neturei Karta, cuyo significado en arameo es Guardianes de la Ciudad, una secta de judíos ultra ortodoxos que tiene unos pocos miles de adherentes en todo el mundo, la mayoría en Israel, concentrados en Beit Shemesh cerca de Jerusalén y en Meah Shearim vecindario de la misma localidad y en Bnei Brak pequeña ciudad al este de Tel Aviv y el resto mayormente en Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá. Sus integrantes, cultores de un fanatismo místico, conciben la existencia de Israel, sólo como consecuencia de la irrupción del Mesías. Se manifiestan exégetas de la Torá y niegan el Estado de Israel y su fundamento sionista.

Esos nefastos personajes, tolerados democráticamente por el Estado que ellos denigran y cuya bandera queman, han alcanzado hace un tiempo una vergonzosa notoriedad visitando Irán para reunirse con Mahmoud Ahmadinejad y expresarle como idiotas útiles, su adhesión en su lucha contra Israel, asistiendo y convalidando con su presencia la increíble conferencia de negación del Holocausto, convocada en Teherán en el 2007 y que tuvo amplia cobertura de los medios del mundo.

Noticias relacionadas:

63 comentarios para “Irán quiere borrar del mapa a Israel y a todos los judíos del mundo”

  1. @Esto va a ser epico:

    Vale, aun admitiendo que vayan a ser igual de radicales que los de Afganistán (que lo dudo), está el tema de que Europa será una tierra desolada en todos los sentidos para cuando eso ocurra. ¿Tú ves a una España musulmana desarrollando tecnología nuclear y apuntando sus misiles contra Tel Aviv porque sí? A lo primero no, no habrá medios económicos ni científicos, y a lo segundo tampoco, el sionismo no habrá perdido poder, y a ningún país débil le convendrá ganárselo como enemigo.

    Lo repito: Israel no tiene nada que temer de una Europa musulmana, y de lo contrario, no estarían los sionistas tan de acuerdo con la venida de inmigrantes a Europa.

  2. Abajo resumen corto de libro de Voltaire, con respeto a la tolerancia, actual aunque sus 200 años. Hay como comentarlo y hacer preguntas allá. Gracias.

    http://es.shvoong.com/books/novel-novella/2214737-tratado-sobre-la-tolerancia/

  3. informacion

    La primera pregunta que asalto mis pensamientos cuando fui invitado a escribir sobre “Islam y medios de comunicación” fue: ¿existe a este respecto algo que pueda expresar y que no haya sido dicho de mejor manera por otros? la respuesta fue desoladora y, sin embargo, no pudo inhibir completamente mis deseos de estructurar alguna reflexión en torno al tema, amparado seguramente en las palabras de André Gide, según el cual, todo ha sido ya dicho pero, como la gente no escucha, hay que comenzar siempre de nuevo.

    Hablar de la relación actual entre “medios” occidentales e Islam, hace obligatoria la referencia a un universo simbólico que, traducido en discurso mediático, pretende dar cuenta de la realidad del mundo musulmán. Ese universo simbólico es portador de categorías conceptuales y analíticas nada inocentes desde un punto de vista político, que constituyen la base sobre la cual se forja actualmente la imagen del Islam en Occidente.

    Ese discurso nos remite cada vez con más fuerza a una imagen unívoca y reductora del Islam que, sin considerar las diversas evoluciones culturales y políticas en el mundo musulmán, nos lo muestra, en el mejor de los casos, “folclorizado”como un mundo atrasado y exótico y, en los casos más extremos y desgraciadamente los más frecuentes, demonizado como una religión incompatible con las formas de organización social modernas (entiéndase occidentales), incapaz de promover la modernización política y, en definitiva, como un peligroso enemigo de la democracia y del “modo de vida occidental”.

    Esta ú ltima, es la representación que monopoliza hoy la imagen del mundo musulmán en Occidente, y que ha servido para legitimar intervenciones militares en flagrante contravención al derecho internacional y la traición de los principios democráticos que Occidente pretende extender en el Medio Oriente (Palestina). Pero a pesar de haber adoptado formas y medios inéditos desde algunos puntos de vista, esta actitud política y discursiva respecto del Islam no es nueva. Para entenderla adecuadamente, es necesario echar un vistazo aunque sea rápido y general a la historia.

    La representación del mundo islámico en el imaginario occidental ha oscilado históricamente entre la demonización y la folclorización, dependiendo del momento al que nos refiramos y de la capacidad de la civilización musulmana de contestar el pretendido monopolio occidental de expresión de un discurso universal.

    La primera “demonización”.

    Desde su irrupción en el siglo VII de la era cristiana y hasta fines del siglo XVIII, el Islam fue considerado en Occidente fundamentalmente como una herejía expansionista, que avanzaba a la velocidad de las tropas de guerreros “bárbaros” venidos de Oriente que la profesaban. La indignación confesional del mundo cristiano frente a una nueva religión de pretensión universal fue el primer motivo y motor de la representación occidental del «otro» musulmán. La conquista árabe-musulmana de los lugares santos de Oriente, su avance por la ribera sur del mediterráneo hacia tierras cristianas y el ineluctable encuentro de mundos desconocidos que se preparaba, no haría más que agregar, a la indignación religiosa, un profano temor. Y claro, los efectos de la indignación y el miedo en el espíritu humano son conocidos. La diatriba y la demonización son sus frutos predilectos. Así, la figura de Mahoma, entregada fundamentalmente por los “doctores de la iglesia” y vulgarizada en varias formas de expresión artística docta y popular durante la Edad Media , sería la de un hereje impostor movido por intereses personales, o descalificado como un enfermo que sufría de alucinaciones y, sus seguidores, es decir los musulmanes, como una sociedad decadente entregada al vicio y adepta a las aberraciones sexuales. [1] Esta fue la primera forma de diabolizacion del Islam a la que Tomas Carlyle llamaba a renunciar en su célebre “Los Héroes”.

    La etapa de “folclorización”

    Y claro, Carlyle escribía esas páginas en pleno siglo XIX (1840), cuando el momento histórico permitía ese tipo de larguezas. El Imperio Otomano se encontraba entonces rodeado por las potencias cristianas occidentales y, completamente a la defensiva, no representaba ya ningún peligro real. Hacía más de cuarenta a ñ os que Bonaparte había realizado su expedición en Egipto y, seguros de su superioridad militar y “cultural”, los estados europeos se habían lanzado en su empresa colonizadora. La demonización del Islam daría paso a su folclorización, es decir, a una representación banalizadora de la civilización islámica que, convertida en objeto de estudio o en pretexto literario, era representada como portadora de ciertos rasgos consustanciales que definen, de una vez y para siempre, su carácter de cultura inferior, cuya única posibilidad de redención era la de aceptar la “obra civilizadora” del colonialismo europeo.

    Esta obra de folclorización haría escuela. Edward Said la llamaría “Orientalismo”. El “Orientalismo” no haría más que preparar el camino a la expansión del colonialismo en el Medio Oriente. El ideario colonialista decimonónico, es decir, el discurso según el cual las potencias occidentales de la época tenían una “misión humanista” que realizar y que consistía en iluminar con los faros de la cultura, de la ciencia y de la razón occidental, el horizonte oscuro que se cernía sobre bastas zonas del mundo, no tardaría en abrazar el corazón del mundo musulmán, el Mashreq. Sólo la supervivencia del Imperio Otomano se interponía… pero no por mucho tiempo. El “enfermo de Europa”, como lo llamaba Arnold Toynbee, se desmembraría completamente tras su derrota en la Primera Guerra Mundial y sus antiguos dominios serían repartidos entre los vencedores. El colonialismo europeo haría una entrada triunfal en el Levante bajo una forma nueva, adaptada a los tiempos y legitimada por el nuevo orden mundial: Los mandatos otorgados a las potencias europeas por la recién creada Sociedad de Naciones.

    La teoría de los mandatos internacionales no hacía más que reproducir los supuestos del ideario colonialista y la representación del mundo islámico dada por el “Orientalismo”, declarando a las poblaciones musulmanas como incapaces (momentáneamente al menos) para autogobernarse y encomendando a las potencias europeas la tarea de guiarlas en el camino hacia una cierta madurez política.

    La representación folclórica del mundo musulmán y del Islam en general perduraría, relativamente inamovible, otro medio siglo. A esta situación contribuyó notoriamente el hecho de que los nuevos Estados árabes, surgidos con posterioridad al proceso de independencia en el Medio Oriente primero y en el Maghreb luego, eran dirigidos por élites políticas nacionalistas occidentalizadas que, como reacción natural a un largo período colonial, marcarían importantes pasos de distancia respecto de las antiguas metrópolis, pero que no saldrían de un cierto universo teórico y conceptual occidental cuyos estandartes eran el nacionalismo, una concepción más bien socialista del desarrollo económico y social y, en muchos casos, la laicidad. En estas circunstancias, el Islam quedaba relegado en el imaginario occidental a una posición de religión inofensiva, políticamente inocua, portadora de todos los atavismos exóticos de una cultura atrasada y retrógrada, pero que no dejaba de seducir a las mentes occidentales.

    El origen de la nueva “diabolización”

    La década de los 70′ comenzaría a mostrar los síntomas del resurgimiento de un Islam políticamente activo, cuyos fundamentos teóricos habían sido forjados en la década anterior en las cárceles del Egipto de Nasser [2] (como en el caso de de Sayyid Qutb, ejecutado en 1966) o en condiciones similares en los otros Estados árabes. Este resurgimiento se vería consolidado por la constante frustración de las expectativas forjadas por el proceso de independencia y por el desprestigio en que cayera el nacionalismo árabe tras la humillante derrota en la guerra árabe – israelí de 1967. De este golpe el movimiento nacionalista no se repondría. El Islam político, que hoy conocemos bajo la denominación de “islamismo”, comenzaría a ganar terreno entre las poblaciones árabes de todos los sectores sociales y a imponerse como una alternativa concreta a las élites nacionalistas gobernantes. El reproche central que este nuevo movimiento hace a los gobiernos surgidos tras la independencia o tras insurrecciones nacionalistas posteriores, es el de ser los conductores de un proceso de occidentalización creciente que, a sus ojos, no hace más que mantener y administrar la dependencia del mundo musulmán respecto de Occidente, legitimar el saqueo de los recursos naturales y económicos de sus territorios y consolidar las estructuras de una organización social injusta a la que se somete a sus poblaciones. A los ojos de los movimientos islamistas, es posible encontrar una respuesta y solución a esta situación, echando mano “al capital espiritual, los recursos intelectuales y a la herencia” de la civilización musulmana [3].

    Esta línea de argumentación no pasaría desapercibida para los círculos de poder occidentales y sellaría una alianza entre las potencias occidentales (principalmente Estados Unidos) y aquellos que François Burgat llama los “Pinochet árabes” [4], es decir, los regímenes autoritarios que, bajo la protección inflexible de Norteamérica y Europa, mantienen el poder mediante la exclusión de los movimientos opositores (de origen islámico principalmente) de la “escena política legal” y mediante una fuerte represión. Esta alianza ha dificultado (salvo algunas notables excepciones) toda forma de modernización política en el mundo árabe y ha motivado una radicalización creciente de los movimientos islámicos.

    El Islam político, a los ojos de Occidente, pone en riesgo dos pilares fundamentales de su política exterior: en primer lugar, la pretensión de detentar un “viejo monopolio de la expresión del discurso universal” [5] y, en segundo lugar, los intereses definidos como “vitales” por las potencias occidentales, entre los que se cuenta la seguridad del abastecimiento de hidrocarburos, cuyas reservas conocidas más importantes se encuentran en territorio musulmán. La estrategia escogida por Occidente para conjurar estos supuestos peligros, no ha sido la de fomentar la apertura política en los países árabes, ni la de adoptar una política exterior iluminada por un análisis desapasionado y racional de la situación, sino mas bien la de apoyar los regímenes árabes represivos y liberticidas que se declaran aliados de Occidente y abrir una nueva etapa de demonización del Islam. Pero claro, aunque esta nueva etapa de demonización es en muchos aspectos similar a otras anteriores, se le distingue por la envergadura de los intereses en juego, por la capacidad tecnológica y militar de uno de los bandos en pugna y por la introducción de un tipo de arma que no es completamente nuevo, pero que en las ú ltimas décadas ha podido mostrar toda su capacidad de fuego: la propaganda, mediante el uso sistemático y perfectamente racionalizado de los medios de comunicación.

    Detengámonos en el análisis de la lógica que rige las relaciones entre las definiciones político-estratégicas de Occidente, la pretensión de control militar y político sobre el Medio Oriente y la actual representación del Islam en el imaginario occidental, en gran parte fabricada mediante el uso intensivo y nada inocente de los medios de comunicación modernos.

    Las definiciones político estratégicas

    Parece innecesario detenerse demasiado en la explicación de la importancia de los hidrocarburos tanto para la estabilidad económica como para la seguridad propiamente militar de las potencias occidentales y que data de las primeras décadas del siglo XX. Lo que resulta importante destacar es que, desde la crisis petrolera de 1973 que reveló una importante vulnerabilidad de las potencias occidentales, el discurso público de los altos responsables políticos de esos países (principalmente Estados Unidos) comenzó a considerar abiertamente la posibilidad del uso de la fuerza militar (incluso en tiempos de paz) para asegurar el aprovisionamiento de petróleo y sus derivados. Hasta que en 1998, el Consejo Nacional de Seguridad de los Estados Unidos definió los “intereses vitales” de ese país de tal manera que, claramente, comprenden la seguridad del abastecimiento de petróleo y declaró que “ en defensa de estos intereses haremos cuanto sea necesario, incluso en su caso el empleo unilateral del poder militar de forma decisiva” [6].

    Durante un largo período de tiempo, la aplicación de estas definiciones político- estratégicas en el mundo musulmán se limitó al apoyo de los regímenes autoritarios que se declaraban aliados de Occidente y dispuestos a asegurar ese aprovisionamiento. Sin embargo, en 1979 se produciría un hecho crucial para las relaciones entre Occidente y el mundo musulmán y, especialmente, en relación a la representación del Islam en el imaginario occidental: la revolución iraní.

    Por primera vez un movimiento político de raigambre islamista accedía al poder, dando un gran impulso a las actividades del Islam político en el mundo. Salvo por el apoyo occidental a los combatientes islamistas en Afganistán [7], la instalación en el poder de los islamistas iraníes, que se posicionan rápidamente en una abierta hostilidad a la intervención occidental en el mundo musulmán y a la ocupación israelí de Palestina, desencadenaría una primera etapa de la nueva diabolización del Islam en Occidente. El retiro de las tropas soviéticas de Afganistán, supondría el regreso de gran parte del contingente islamista comprometido en esa lucha a sus países respectivos, fortaleciendo el prestigio del Islam político en diferentes puntos del planeta, especialmente en el mundo árabe. El prestigio ganado en la resistencia afgana, unido a un largo trabajo de redes sociales de ayuda y asistencia a las poblaciones desfavorecidas del mundo árabe, consolidarían a los movimientos del Islam político como una real alternativa a los gobiernos nacionalistas que se mantienen en el poder sólo gracias a una fuerte represión ejercida, en la mayoría de los casos, con el apoyo político y material de las potencias occidentales.

    La política de represión y de exclusión del escenario político legal de grandes facciones de la población (principalmente islamistas) sólo acarrearía una ola de contra violencia política llevada al paroxismo con los atentados del 11 de Septiembre de 2001 en territorio norteamericano.

    “ El bombardeo mediático” y la “fabricación del consenso”

    Es en medio de esa evolución política de las relaciones entre Occidente y el mundo musulmán que irrumpe el actor mediático, detentador de un poder simbólico creciente que pretende dar cuenta de la “realidad del mundo islámico”. Una lectura crítica del discurso vehiculado a este respecto por los “medios” occidentales permite constatar la clara adopción de una posición que, en lugar de entregarnos un punto de vista informado del problema, parece querer legitimar la política exterior occidental respecto del mundo musulmán disimulando, callando y, muchas veces, escondiendo deliberadamente los aspectos políticos y perfectamente profanos de las reivindicaciones del Islam político, para convertirlo en un conflicto ideológico y específicamente cultural.

    El resultado de esto, es uno que incentiva la aproximación esencialmente militar del conflicto y que parece monopolizar hoy en día la opinión de los responsables políticos occidentales, exacerbando dos sentimientos que, como viéramos antes, no son nuevos en la mirada de Occidente hacia el mundo musulmán, la indignación confesional y el miedo. La técnica utilizada es elocuente: el “bombardeo mediático”. El objetivo, la “fabricación de consenso” en torno a la idea de que la resistencia islamista es la punta de lanza de una cultura esencialmente hostil a Occidente, refractaria a las ideas de libertad y enemiga declarada de la democracia.

    El “bombardeo mediático” no es una pura idea surgida de los delirios paranoicos del autor de este artículo, sino que una realidad cuyas manifestaciones son cotidianas en los principales órganos de prensa y televisión occidentales, en donde las referencias a la resistencia islámica son adornadas sistemáticamente de las mismas expresiones que promueven la indignación, el desprecio y el miedo [8] y, recrean las condiciones necesarias para fortalecer la “fabricación del consenso” [9] que hace caso omiso de las complejidades históricas y políticas del conflicto.

    No obstante, las ideas centrales de ese discurso mediático son constantemente desmentidas por hechos, procesos políticos y realidades que ese mismo discurso se encarga de omitir: la denominación de “extremismo religioso” para calificar cualquier manifestación de violencia reivindicada por los movimientos del Islam político, – sin considerar la realidad de la represión de esos movimientos en numerosos países árabes, ejercida frecuentemente con el apoyo político y material de las potencias occidentales- supone excluir del análisis la distinción fundamental entre sectarismo religioso y contra-violencia política que, en muchos casos, puede ser perfectamente legítima, no sólo desde un punto de vista moral sino que también jurídico. Por otra parte, afirmar sistemáticamente que el Islam en general es una religión incompatible con las formas de organización política democrática, supone desconocer o esconder el hecho de que esa religión ha seguido diversas evoluciones históricas y sociales y que no es una realidad univoca e inamovible y que, de hecho, en la mayoría de los países musulmanes en donde los movimientos islamistas no se encuentran excluidos del juego político legal, esos mismos movimientos participan activamente dentro de los procesos institucionales, como en el caso de Turquía, Palestina y tantos otros; en fin, afirmar que la cultura musulmana es esencialmente hostil al mundo occidental y que el terrorismo islámico tiene como uno de sus principales objetivos el de amenazar o destruir nuestra civilización, constituye, en el mejor de los casos, un error de análisis que no se condice con el hecho de que la casi totalidad de los hechos de violencia reivindicados por esos movimientos tienen lugar en los propios países musulmanes, lo que prueba que esos actos son el resultado de dinámicas políticas internas que nada tienen que ver con nuestra civilización, salvo por el hecho indiscutible de que no son tropas musulmanas las que se encuentran estacionadas en territorio occidental, sino que son, por el contrario, las armadas occidentales las que mantienen fuerzas militares en numerosos países musulmanes, con un objetivo claro de hegemonía estratégica, control político y de protección de regímenes autoritarios que reprimen los movimientos islamistas cada vez más populares.

    • Lo que aparece como información es la copia completa de lo que escribió Emilio Dabed en un sitio que se llama mundoárabe, que pretende hacer creer que los musulmanes son unas pobres víctimas de islamofobia

  4. Keny gonzales

    Solo quiero dejarles una palabra que se encuentra en la palabra de Dios que jehova le dice lo siguiente a Israel:
    Al que te maldiga maldeciré y al que te bendiga lo bendeciré y el que se Levante contra ti lo hará sin mi y antes de que te destruyan yo ya habré venido para salvarte…amen por esas palabras bendigo a la nación de israel

    • Keny, gracias pero yo que tambien creo, tengo que decirte que aunque lo que dices es cierto, te equivocas al aplicarlo a Israel, porque ahora el Israel de Dios es la iglesia, miralo en foroeklesia, seccion de escatologia, hay varios temas en los que se explica. El Israel fisico, va a recibir de lo lindo, seran rodeados, y solo en el terremoto que habra moriran unos 7000, creo que eran. Bendiciones.

      • Todo eso son especulaciones. Por otro lado, el “cristianismo” de los administradores de Foro Ekklesía deja mucho que desear, especialmente el de esa tal Sola Fide, que tiene tanto de cristiana como orejas los peces. En realidad, son unos sectarios fanáticos.

  5. Mundo arabe contra Israel-sionismo, sales de guatemala y te metes en guatepeor, unos traen una clase de mierda, y otros mierda de otra clase, similar mierda pero con nombres diferentes.

  6. Si bien es cierto que los palestinos, en su calidad de musulmanes, no son precisamente unos santos, el estado sionista de Israel constituye un peligro para Europa y la raza blanca mucho mayor que el mundo islámico en sí. Son sionistas los que han abierto las puertas de Europa a la inmigración. No lo olvidéis.

    PALESTINA LIBRE
    EUROPA BLANCA

    • No creo que al sionismo le interese fomentar porque si, el aumento de la inmigracion musulmana, enemiga del estado de Israel, en occidente, a no ser que estemos siendo victimas de un chantaje, ya que al estar disminuyendo la exportacion de petroleo a causa de una produccion cada vez mas costosa y dificultosa (el petroleo que queda es el mas dificil de extraer), estamos a su merced, no olvideis que la mayoria de pozos mas productivos estan en paises musulmanes, por lo que es muy probable que estas concesiones a la inmigracion, dadas unilateralmente o exigidas por la otra parte, sea a cambio de que no padezcamos ya problemas de suministro de esa energia.

      • Más bien con petrodólares se han comprado políticos en Europa como bien explicó Oriana Fallaci en sus libros.
        Petróleo hay por un tubo fuera de Irán, basta con la bolsa encontrada en REPSOL hace unos días para cubrir la demanda de Irán. Otra cosa es que el petróleo americano necesite más costes de refino, igual que el petróleo de plataformas marinas es más caro de extraer.

        Hay yacimientos sin explotar de Gas y petróleo por todo el mundo. Sólo el último yacimiento de Gas encontrado en Álava abastecería a España de Gas 6 años enteros o a Vascongadas más de 50 años. Petroleo hay por un tubo en las aguas entre Canarias y el Sáhara, hay en las albuferas de Valencia o en Guinea y en la Antartida hay para cubrir las necesidades de la humanidad durante más de un siglo. Por otra parte la fusión fría está próxima a lograrse y la crisis demográfica de occidente hará que disminuya el consumo energético en más de medio planeta.

        Yo sin in ir más lejos he reducido mi consumo eléctrico a la mitad desde hace unos 4 años poniendo bombillas de bajo consumo, eso sí ahora pago más en luz que antes consumiendo el doble.

        A más suban los precios habrá menos consumo así de claro.

      • De acuerdo contigo, aunque, sobre lo del sionismo, lee lo que le he contestado a Fernberg. Los sionistas, y con ellos, el estado de Israel, no tienen que temer absolutamente nada de una Europa futura, que estará destrozada económica y socialmente, por muy islámica que acabe siendo.

        A parte, y como ya he dicho, no todos los inmigrantes son musulmanes. De hecho, aquí, por mi ciudad, hay más negros que cualquier otra cosa…

        • Hasta donde yo se, en el africa subsahariana hay mucho musulman, igual que en occidente, muchos de raza negra son islamistas.

          • Pero no son como los del magreb u Oriente. ¿Has visto alguna vez al presidente de Malí atacando a Israel y al sionismo? Pues eso. A parte (y esto no quiere decir que el islam vaya a acabar siendo aceptable, y tolerable, ni muchísimo menos), los musulmanes de Europa serán menos radicales.

          • ¿Y porque van a ser menos radicales, si ya estan viniendo imanes radicales, como los salafistas? no creo en un islam menos radical, cuando son mayoria.

    • Patriota100%

      Europa está entre la espada y la pared, por un lado el sionismo de Estados Unidos, Israel evidentemente, y muchos otros organismos y personajes con mucho poder tales como la ONU, OTAN, Merkel, Sarkozy, Aznar….Y por otro lado la peligrosa religión islamista. Yo no me olvidaría de una cosa, y es que no estamos hablando en contra ni de países ni de razas, pues en Israel habrá muchos opositores al sionismo, estamos en contra de ideas. El sionismo se debe erradicar para siempre. Pero ojo, que el islam también se debe tener en cuenta.

      • Asi es, es como si a uno le preguntaran ¿quieres que te atropelle el tranvia o el tren?. Si estas en contra del mundo arabe, por sus creencias, corres peligro de no tener suministro de energia, con lo que retrocederiamos casi a la edad media, por lo que interesa no enemistarse con ellos, aunque sea a costa del avance del islam. No le veo otra explicacion.

    • ¿Realmente crees que a Israel le interesa que Europa se llene de musulmanes? No es lógico, ya que el Islam es el principal enemigo de Israel. Si Europa se volviera musulmana, el Estado hebreo sería aniquilado. Fomentar la inmigración musulmana sería un suicidio. No, a Israel no le interesa eso.

      • Israel busca la desaparición de la raza blanca, no la islamización de Europa. De ahí que, además de moros, también vengan negros, sudamericanos, zíngaros, y, en fin, etnias que se reproduzcan más que los conejos.

        Luego, aun suponiendo que, llegado un punto lejano, Europa sea un lugar islámico, creedme cuando os digo que el sionismo tiene y tendrá poder más que de sobra para no ser atacado. Ya estarán los gringos o, quién sabe, quizás los chinos (no olvidemos que el comunismo tiene origen en las doctrinas de judíos sionistas), para defenderlos.

        Así que, en definitiva, Israel no tiene nada que temer. Los únicos que de momento le han plantado algo de cara han sido los palestinos, y mirad lo que está siendo de ellos…

        • Ah, por cierto, el mundo islámico está ahora muy bravucón y subiéndose por las paredes porque el mundo se mueve al ritmo del líquido negro que abunda en sus tierras. Ya veréis cómo, cuando se acabe el petróleo (que se acabará), Irán no será para para Israel un peligro mayor que Lesoto, por ejemplo.

          Y ya, ni hablemos de la hipotética Europa musulmana, sin pozos de petróleo.

          De manera opuesta, Israel nunca caerá económicamente, porque una parte muy considerable del dinero del mundo la controlan los judíos.

          • dices que los paises arabes estan muy brabucones por el petroleo no, y si te digo yo que los emiratos arabes i arabia saudi tienen todo su dinero en estados unidos y la familia real saudi la pusieron los estados unidos y la verdadera familia real estan en inglaterra, miratelo

        • Que Israel busca la desaparición de la raza blanca es un delirio propio de los nazis

          • Barbarella

            Llevan siglos buscándola, de hecho. Bienvenido a tierra.

          • Ya estamos con la falacia. Tildamos de “nazi” o “facha” aquello contra lo que no somos capaces de argumentar. Y eso no es válido.

        • ¿Los gringos? Sí, me consta que Estados Unidos también está en el punto de mira de los islamistas. Han llegado a afirmar que esperan que en un futuro no muy lejano ondee una bandera musulmana en la Casa Blanca. Europa ha sido su primer objetivo, pero su meta es apoderarse de todo Occidente. Y, por otro lado, el Islam es la segunda religión más grande y de mayor crecimiento en Rusia. Así que, si los islamistas lograran sus objetivos, Israel se quedaría solo y rodeado de enemigos por todas partes. A menos, claro está, que los chinos se prestaran a defenderlos. Sigo pensando que a Israel no le interesa la expansión musulmana en Europa. Y me pregunto yo, ¿en qué beneficia a Israel la desaparición de la raza blanca? Ahora no me vengas con “Los protocolos de los sabios de Sion”, porque está demostrado que son más falsos que Judas.

          • No. Estados Unidos no tiene, como tiene Europa, riesgo de ser en el futuro un país islámico. Su tasa de natalidad es más elevada, es un país más grande y hay muchos menos musulmanes.

            ¿Rodeados de enemigos? ¿Qué enemigos? Recapitulo, porque sobre esto ya lo he dicho todo: Europa será tierra desolada, no contará como enemigo porque no tendrá poder. El Magreb y Oriente Medio estarán muy bravucones con todo el mundo mientras les dure el petróleo, después, pasarán a estar en la miseria, y no supondrán ningún peligro. De Estados Unidos ya acabo de hablar, aunque, admitiendo que no tenga razón, hay que tener en cuenta de que ellos ya van a perder la supremacía económica, y tampoco serán peligrosos para Israel como hipotético país musulmán.

            Y sobre por qué a los sionistas les interesa la desaparición de la raza blanca, es una pregunta muy buena, cuya respuesta yo mismo no tengo muy clara, pero creo que está en los Protocolos de los Sabios de Sión, que son más ciertos que Nuestro Señor Jesucristo. ¿Qué me vas a decir? ¿Que son propaganda antisemita de los comunistas? ¡Pero si Lenin y Stalin eran judíos! Además, si fuera sólo “Propaganda antisemita”, sin más, no se censuraría tanto, y habría libros desmintiéndolo, y demás.

          • Ah, y todo lo que he dicho, es importante decir que es en el supuesto de que se trate en el futuro de países 100% musulmanes radicales extremos, cosa que, repito, es bastante improbable. El islam europeo será menos radical.

      • Creo que hay otra cuestion que esta por encima de lo que le interese o no al sionismo-Israel, y esta seria la propia supervivencia de cada nacion. Hay que tener en cuenta lo que esta sucediendo, los hechos son:

        -No se puede aumentar la “produccion” de petroleo (si no ya lo hubiesen hecho, con los precios que ha llegado a alcanzar), de hecho esta disminuyendo.
        -Los paises emergentes, como China, India, etc…, no paran de aumentar su demanda de petroleo para seguir creciendo.
        -Se ayuda a derrocar gobiernos que son sustituidos por el islamismo.
        -Desde hace tiempo ya hay guerra por los recursos, de ahi la invasion de tantos paises.

        Es una cuestion de supervivencia, ya que sin energia, todo escasearia, por lo que creo que se ha elegido “el mal menor”. Y no es una cuestion de que en un futuro se acabe el petroleo, sino de que el ritmo de produccion es ya menor del que necesitariamos, para que hubiese para todos, asi es que alguien se tiene que aguantar sin este.
        -

        • Ah, se me olvidaba, hay una especie de “boom” de noticias sobre descubrimientos de mas reservas de petroleo, que en realidad cuando se analizan, o es poca cosa, o es petroleo malo, parece ser que intentan confundir al publico para que este tranquilo, pero el hecho es que las grandes reservas de petroleo ya estan descubiertas, y no se espera gran cosa mas con cada pocito nuevo.

      • A israel le da igual que europa se llene de musulmanes porque EN EUROPA MANDAN ELLOS

  7. Félix Ángel Herrero Durán

    Este Ruben Kaplan me merece todo el respeto como judio, ahora como sionista ninguno, miente y utiliza torticeramente las palabras judio e Israel, son dos cosas muy distintas, judio es un ciudadano del mundo que profesa una fé religiosa, que pertenece a un grupo cultural, pero no a un grupo etnico, ya que a lo largo de los siglos se han ido mezclando con los habitantes de las zonas donde han vivido, el ser judio no significa ni ser israeli, ni defender la existencia de dicho estado, el ser sionista (ideologia politica nacida con el auge de los nacionalismos europeos en el siglo 19), no significa necesariamente ser judio, pero si significa ser partidario del Estado de Israel, aqui hay varios comentarios de personas que por sus manifestaciones creo que son sionistas, pero dudo mucho de que sean judias.
    El Presidente Iraní quiere destruir a Israel, no a los judios, los cuales gozan de libertad de culto en la Republica Islámica de Irán, tienen abiertas sus sinagogas,participan activamente en el desarrollo de Irán y estan representados en el Parlamento Iraní.
    ¿Alguno sabe cuales fueron las ultimas declaraciones del anterior embajador de Israel en España antes de dejar el cargo? Busquenlas, y para “amigos” como este prefiero “enemigos” como el anterior embajador de la Republica Islámica de Irán que jamás ha hablado mal ni de España ni de los Españoles.

  8. Los moros siempre han querido borrar del mapa a Israel. Les estorba. Es la unica democracia rodeada de moros anclados en el siglo VI, mas o menos.

    Y en estos momentos tenemos dos problemas. Por una parte, jamas hubo unos gobiernos europeos tan timoratos, tan politicamente (in)correctos y tan rendidos al islan; por algo Oriana Fallaci decia EURABIA. Por otra parte, jamas ha habido en la Casa Blanca un idiota como Bobama, mezcla de ZP y mojame. Por algo es islamico de nacimiento e islamista de corazon. Menos mal que al igual que los gochos, pronto le llegara su San Martin en forma de elecciones.

    Al final nuestro Israel (como muy bien dice F. de Marbella) hara los deberes que esta idiotizada sociedad occidental no se atreve a hacer.

    • Félix Ángel Herrero Durán

      Juan !DESPIERTA! y date un viajecito aunque estemos en crisis por Israel, Palestina ocupada, Irán, Libano, y los otros paises de la zona, y despues cuando regreses ya escribiras tus opiniones con conocimiento de causa.
      Viva España con Cultura.

      • yo ya he estado por ahi y el futuro de europa-españa se me antoja muy negro en 40 o 50 años. egipto con 80 millones de habitantes crece en mas de un millon de personas al año, asi lod demas paises del norte de africa y del africa subsahariana, al ritmo de unos 8 hijos por mujer y su unica intencion es venir a europa a cualquier precio. y todo ello gracias a los zapatiiestos crtinos que gobiernan toda europa. por favor viajar a marruecos, egipto, jordania, tunez y hablar con las intenciones de la gente, ya vereis, y si teneis dudas ver los resultados de las elecciones en egipto y tunez, primero islam, segundo islam y tercero sharia. que disfruteis de la furura españistan.

    • Patriota100%

      Jajajaja. En fin, de todas las estupideces que se pueden leer, esta es de las mayores. A lo mejor a este Don Juan le sorprenderá saber que precisamente los líderes de los países europeos son muy valedores del sionismo de Israel. Y quizá también le sorprenda saber que Obama tiene sangre judía. A otro con este cuento.

    • Patriota100%

      Pero lo más parto pecho es lo de “Nuestro Israel” nos va salvar. Bien Juan, bien, tu ayuda mucho con los deberes a Israel. Otro que no se entera de nada.

  9. Los iranies se dan el lujo de decir que quieren destruir a Israel como si ellos fueran el pais adorado por todo el occidente…, no se olviden que si no fuera por el petroloeo, hace tiempo que hubieran desaparecido del mapa…

    • Félix Ángel Herrero Durán

      El presidente de la Republica Islamica de Irán dice que quiere destruir a Israel, del dicho al hecho hay mucho trecho, pero el Estado de Israel ha destruido a la Nación Palestina.
      ¿Cual de las dos cosas es mas grave?

        • Castellana harta de moros

          Pasletina NUNCA existio como ESTADO o nacion. Una ensarta de beduinos viviendo del asalto y robo a las caravanas a traves de los siglos.
          Nunca ningun pais en “morolandia” avanzo nada ,sino por la violencia y el crimen.Nunca hubo avances cientificos o culturales (excepto la arquitectura -asi llamada islamica- que tiene una gran cantidad de componentes NO ARABES ).Se trata de una cultura que emerge del pensamiento coranico : implacable ,violento , inhumano ,embustero.NO se trata de una religion ,sino de una forma de dominar ,cueste lo que cueste ,sin poner limites a la maldad.A traves de los siglos se ha ido afianzando en tradiciones siempre llevadas a doblegar al projimo.La asi llamada “religion de la verdad y la paz”.. aconseja LA FALSEDAD para conseguir sus fines (Taquyya).La paz significa eliminar todo lo que no sea islam. Sus leyes “una maravilla”… ahorcar,linchar,lapidar,amputar y un gran CTR. A cualquier mente sana el islam solo le puede causar REPUGNANCIA !!
          Israel es de admirar aunque solo sea por la capacidad de mantenerse en pie en medio de tantas hyenas. Israel la unica democracia por aquellos lares.Israel el muro de contencion de Europa!

  10. el de la muela

    Y estoy seguro que Israel y todos los paises occidentales con un poco de sentido común querrían borrar a Irán de la faz de la tierra. La mierda hay que limpiarla cuanto antes, asi huele menos.

    • UN CHISTE QUE ME CONTARON ESTA MAÑANA, LE PREGUNTA UN MUSULMANO A OTRO, ¿SABES QUE DIFERENCIA HAY ENTRE CATASTROFE Y TRAGEDIA? NO.

      CATASTROFE ES QUE LOS LECTORES DEL ALERTA DIGITAL VAYAN EN UN CRUCERO Y EL BARCO SE HUNDA.

      ¿Y LA TRAGEDIA?

      LA TRAGEDIA ES QUE HAYAN BOTES SALVAVIDAS PARA TODOS.

  11. F de Marbella

    Otro exelente artìculo.

    Me causa gracia que el libro mas vendido y mas premiado de su feria del libro se llame “Cómo debe ser destruido Israel”,

    Mientras tanto nuestra progresia encantada y embobada con este cerdo.

    Espero que nuestro Israel de una lecciòn ejemplar.

    • Félix Ángel Herrero Durán

      Olvidas que el Como debe ser Destruida Palestina nos lo entregan en fasciculos la prensa de cada día en su sección de Noticias Internacionales.
      Israel no es nuestro ni mio, yo soy de España, que no es lo mismo que España es mía, España es de los españoles.
      Viva España Libre

  12. Los israelíes deberían darle el gusto a Nasrallah de ser martir y liquidar a ese terrorista salvaje, aunque le moleste a los antisemitas

    • Pienso que detras del odio a Israel se esconde el antisemitismo

      • Félix Ángel Herrero Durán

        María para tu conocimiento te diré que semitas son los árabes, los judios y los caldeos.
        Los israelies que odian y ocupan a Palestina ¿Son antisemitas?

Deja un comentario

Comentarios recientes

  • Asco dan: Joder, qué lástima que no hubiera abortado siempre tu abuela… un...
  • Asco dan: Beningno Blanco(un señor muy culto y con grandes ideales cuando le he...
  • EXILIADO: Rajoy es tanto o mas abortista que Zapatero. Es un engendro criminal -quinto...
  • Marta: Mi paciencia se ha acabado. Desde ya, me declaro independiente de los productos...
  • Esenoee: Y a los chinos les perdonan los impuestos por las empresas implantadas en...