Los ‘juguetes’ sexuales, ¿sólo para los humanos? – Alerta Digital