¿Asesino o justiciero? El homicida de Olot, un humilde albañíl, perdió su casa tras ser estafado por los dos constructores a los que mató – Alerta Digital